Semana del Adulto Mayor- Eucaristía en honor a nuestras hermanas mayores

ENTRONIZACION DE LA PALABRA DE DIOS

CANTO:

Tu palabra me da vida, confío en ti, Señor.
Tu Palabra es eterna, en ella esperaré.

Dichosos el que, convida intachable,
Camina en la ley del Señor.
Dichoso el que, guardando sus preceptos,
Lo busca de todo corazón

Tu palabra me da vida, confío en ti, Señor…

GUIA: Dios nuestro, Padre bondadoso que nos amas, envíanos tu Espíritu Santo, para que nos ayude a leer la biblia desde el corazón. Sabemos que en las Sagradas Escrituras resuena la voz de Jesús, tu Hijo amado y Hermano nuestro. Crea en nosotros el silencio para escuchar tu voz: para que también nosotros seamos tus discípulos y misioneros, para que podamos testimoniar a otros adultos mayores que Jesús está vivo y presente en medio de nosotros como fuente de amor, de esperanza y de paz. Que entre nosotros resuene siempre tu palabra. Amén
Comprometidos a alimentarnos de la palabra del Señor con frecuencia, le pedimos:
GUIA: Para que la palabra de Dios sea el “Pan de cada día” que nos alimenta en el camino de la fe y del amor. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos, Padre
GUIA: Para que la Biblia no sea solo adorno, sino luz, maestra de vida, a quien escuchamos con frecuencia. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos, Padre
GUIA: Para que el Señor nos bendiga con el amor y el perdón de cada día. Que en eso se note que somos discípulos y discípulas de Jesús. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos, Padre
GUIA: Por las familias que están perdiendo la fe, que están desunidas, que ya no se quieren para que el señor los aliente y les ayude a encontrar los caminos del dialogo y el amor. Roguemos al Señor
Todos: Escúchanos, Padre
GUIA: Pidamos en silencio unos por otros. Roguemos al Señor
Todos: Escúchanos, Padre
GUIA: Que María, madre de Jesús y madre nuestra, primera discípula misionera del Evangelio, nos eduque en la escucha de la palabra de Dios. Roguemos al Señor
Todos: Escúchanos, Padre

Oremos:

Señor, Padre de Jesús y Padre Nuestro, míranos con bondad reunidos en tu nombre, deseamos acercarnos a ti, escuchar tu voz, enséñanos Padre con tu Palabra. Queremos ser discípulos, caminar junto a Jesús, aprender a vivir como verdaderos hijos tuyos. Danos fuerza, Señor y anima nuestro caminar. Tu palabra es la fuente viva, acércanos a ella, danos el gusto de leerla y orarte con ella. Señor, queremos que este lugar sea un templo donde resuene tu palabra, y nuestros corazones sean el lugar donde ella germina, porque la llevemos a la vida y la expresamos en el amor que nos tenemos y que donamos a todos. Amén

REZO DEL SANTO ROSARIO

SEÑAL DE LA CRUZ

Por la señal dela Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. +En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
Nos ponemos en Presencia de Dios y para que la oración llegue al cielo, pedimos humildemente perdón al señor por nuestras faltas.
Te pedimos Espíritu Santo, que nos inundes con tu amor y te hagas presente en nuestros corazones al rezar este hermoso Rosario, que con gran amor ofrecemos al Sagrado Corazón de Jesús. Amén

SÍMBOLO DE LOS APÓSTOLES

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén
Acto de Contrición: Señor mío Jesucristo Dios y hombre verdadero creador Padre y redentor…..

1. EN EL PRIMER MISTERIO LUMINOSO, CONTEMPLAMOS EL BAUTISMO DE JESÚS EN EL RIÓ JORDÁN.

A través de este misterio vamos a renovar el sacramento del bautismo.

Por el poder de Tu bautismo y el nuestro, Danos Señor, una nueva efusión del Espíritu Santo, y libéranos de toda influencia que el maligno haya tenido o tenga sobre nuestras vidas. Libéranos de las tentaciones de desaliento, búsqueda de poder, celos o rivalidad.

Danos a todos, el deseo de renovarnos cada día, para que, guiados por Ti, seamos constructores de la civilización del amor.

Te aseguro que el que no nace del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne, es carne, lo que nace del espíritu, es espíritu. [jn3,5-6]

Pedimos por las personas que cuidan y atienden a nuestros adultos mayores, para que el señor recompense su generosidad.

2. EN EL SEGUNDO MISTERIO, CONTEMPLAMOS A JESÚS QUE EN CANÁ DE GALILEA TRANSFORMA, ANTE EL PEDIDO DE MARÍA, EL AGUA EN VINO.

Te pedimos Jesús, a través de este misterio, que así como transformaste el agua en vino, transformes también en nuestros hogares, comunidades, iglesia y país, aquellos vínculos afectivos que están rotos, enfermos o heridos. muéstranos las heridas de nuestros corazones que ya están maduras para ser sanadas; danos la fuerza para perdonar las ofensas recibidas, de manera que así traigas sanación y, aquello que en nosotros había perdido su sabor y fuerza, sea transformado como el agua en vino de excelente calidad.

“María dijo a los que estaban sirviendo :hagan todo lo que él les diga” [jn 2,5]

Encomendamos a nuestros adultos mayores que se encuentran enfermos, que el Señor sea su salud.

3. EN EL TERCER MISTERIO, CONTEMPLAMOS A JESÚS, QUE ANUNCIA LA VENIDA DEL REINO, INVITANDO A LA CONVERSIÓN.

Por el poder de este misterio, te pedimos señor, nos concedas a todos los cristianos, el don de discernimiento, para darnos cuenta de cuáles son las tentaciones que con mayor frecuencia nos roban tu alegría, y nos privan de experimentar en nosotros tu divina presencia, quita de nuestro caminar diario, todo aquello que no nos deja proclamar con el poder de tu espíritu, la venida de tu Reino, haciendo así que nuestra tarea evangelizadora se vea diluida. en este misterio, también te entregamos la convivencia en nuestros hogares y la economía familiar, para que tu las ordenes, de modo que podamos llevar tu palabra y tu amor como constructores de unidad.

“Desde entonces Jesús comenzó a proclamar: “vuelvan a Dios, porque el Reino de los Cielos está cerca” [Mt 4, 17].

Encomendamos a cada uno de los médicos que atienden a nuestros adultos mayores, sobre todo a quien desinteresadamente hacen este servicio.

4. EN EL CUARTO MISTERIO, CONTEMPLAMOS LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS.

Te pedimos Señor, que así como llamabas con frecuencia a tus discípulos, a ir a un lugar apartado para orar al padre, también suscites en cada uno de nosotros el anhelo de crear cada día momentos de desierto para contemplar tu rostro, quita de nuestras vidas toda atadura de indiferencia, pereza o tibieza espiritual, que provenga de nuestra herencia familiar, o que nosotros mismos hayamos provocado por pecar, al no valorar y olvidar las bendiciones y las gracias que nos has dado en el transcurso de nuestras vidas. Enséñanos con Tu Santo Espíritu a orar con poder, por las necesidades de la iglesia y del mundo entero.

“De la nube salió una voz, que dijo: este es mi hijo amado, a quien he elegido, escúchenlo”[ Mt 17,5]

Encomendamos a nuestros adultos mayores que se encuentran en agonía para que puedan recibir a Jesús Sacramentado y puedan gozar de la paz y presencia de Dios.

5. EN EL QUINTO MISTERIO, CONTEMPLAMOS LA INSTITUCIÓN DE LA SAGRADA EUCARISTÍA.

Por el poder de tu cuerpo y de tu sangre, te pedimos Jesús, en este misterio, que sigas liberando, protegiendo y bendiciendo, a todas las comunidades cristianas en nuestro país y en el mundo entero. a ti, que eres alfa y omega, principio y fin, te rogamos que hagas fluir la gracia presente en cada misa celebrada desde la institución de la eucaristía en la última cena, hasta el día de hoy, así también como el poder de tu gracia en cada misa, que en este momento se esté celebrando en cualquier rincón del mundo, despierta, sana y fortalece el corazón de aquellos jóvenes a quienes estas llamando al servicio de tu altar y de tu pueblo, fortalécelos en las luchas, que sostiene y que sostendrán. dales, por nuestra oración, la fuerza para que te digan: aquí estoy Señor, para hacer tu voluntad.

“Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo. luego ven y sígueme.[mt 19,21].

“Jesús les dijo; yo soy el pan que da vida. el que viene a mí, nunca tendrá hambre y el que cree en mí, nunca tendrá sed” [Jn6, 35]

Encomendamos a cada uno de los sacerdotes y religiosas que acompañan espiritualmente a cada uno de nuestros adultos mayores.